FAQ

La Visión Extra Ocular (V.E.O.) es la capacidad innata de todo ser humano de ver el mundo material con los ojos vendados. Es la capacidad del cerebro de formar las imágenes captando la información visual a través de medios alternos.

La generalidad de los niños de 7 a 12 años pueden desarrollar su VEO de una manera muy rápida, el 80 por ciento de ellos lo logra en la primera clase.

En los adolescentes el porcentaje disminuye un poco, generalmente tardan más clases en activar este tipo de visión pero se obtienen buenos resultados.

En los adultos el porcentaje es muy pequeño (es variable), requieren estar sanos emocionalmente, deshacerse de bloqueos o traumas,  deshacerse de egos, meditar para aumentar la emisión cerebral de ondas alfa y abrir su conciencia hasta lograr identificarse con su Yo Real o Yo Verdadero.

Científicamente no se ha probado cómo funciona el proceso de la Visión Extra Ocular, se tiene la teoría de que la glándula pineal se encuentra estrechamente relacionada, ya que en su interior contiene fotorreceptores al igual que los tiene un ojo, sin embargo, esto no está probado.

En la práctica, la sensación común es que estando a oscuras con el antifaz puesto, se comienza a percibir luz, a veces tenue, otras muy intensa, finalmente se forma una ventana que pareciera un agujero por el que se puede ver. Con la práctica, esta ventana se amplía y se vuelve más nítida, cuando el niño es muy pequeño, incluso puede sentir como si no tuviera puesto antifaz alguno y ver perfectamente en todas direcciones.

Cuando se activa la Visión Extra Ocular (V.E.O.), lo que realmente se está haciendo es despertar y utilizar procesos mentales que generalmente no utilizamos, lo que lleva a aprovechar más la capacidad de nuestro cerebro. Una persona que activa su V.E.O. aprenderá más fácilmente, tendrá más capacidad de concentración, de memorización, de entendimiento, y también aumentará su intuición y la conciencia en sí mismo y su entorno.

Todo esto se reflejará en un mejor desempeño académico, en actividades extraescolares, un mejor desenvolvimiento en la vida personal y profesional.

La mayoría de los padres cuyos hijos han tomado el curso V.E.O. reportan que sus hijos presentaron cambios desde las primeras clases, desde mejoras en las calificaciones hasta comportamientos en su conducta de manera positiva, más atentos, más seguros, más responsables, más cordiales, más cooperativos en casa, etc.

El curso incluye talleres para padres, en los que les daremos recomendaciones a seguir para educar mejor, y es necesario que se lleven a cabo con la finalidad de que su hijo también vea avances positivos en casa y, de esta manera, se noten cambios maravillosos en toda la familia.

La Visión Extra Ocular es un indicador muy fuerte del estado emocional del niño; si ve rápido y ampliamente significa que es emocionalmente estable; si no lo logra quiere decir que tiene bloqueos o traumas que lo están perjudicando, y  es necesario eliminarlos.

Durante el curso les realizamos algunos ejercicios para apoyarles a deshacerse de esos bloqueos emocionales. Son raros los casos en los que los niños no responden a dichos ejercicios, sin embargo, si esto ocurre, entonces recomendamos a los padres buscar apoyo psicológico, porque un bloqueo emocional no sólo le afecta para la visión extra ocular, sino que lo acarrea en todos los aspectos de su vida, el académico, personal, etc.

Todos los alumnos que toman este curso, sin importar su edad, adquieren el desarrollo mental, apertura de conciencia y fortalecimiento de la voluntad que demuestran los niños que activan su V.E.O.

Es importante que los padres del niño o adolescente, se comprometan a hacerle notar a su hijo los cambios positivos que irán demostrando conforme va avanzando el curso, y deben hacerlo felicitando y motivando a su hijo cada vez que demuestre un cambio positivo para que él continúe con ésos y más cambios, hasta que logre que sean parte permanente de él.

Los cambios que tiene el niño al activar la V.E.O. son positivos. Lo que está haciendo es expandir su conciencia, su entendimiento, fortalecer su voluntad y agilizar sus capacidades cognitivas.

En algunos casos el niño puede mostrarse respondón o contestón, esto se debe a que se ha liberado de limitantes y ya no está acallado o subordinado, sin opinión, anulado, sobre todo por las palabras o actitudes de la madre o del padre. Si los padres no crecen y cambian con el niño, siguiendo las recomendaciones que se les dan durante el curso, entonces, en lugar de aprender a comunicarse unos con otros, únicamente llegarán a enfrentamientos.

Se recomienda a los padres que ahora EDUQUEN CON EL EJEMPLO; es decir, no deben pedir al niño que no grite si ustedes lo están haciendo; no le deben pedirle que haga su tarea si ustedes miran la TV. Lo que sí deben decirle es algo similar a “Qué te parece si hacemos un acuerdo de no volvernos a levantar la voz, de hablarnos con respeto” o “Vamos a hacer nuestras obligaciones, yo mi quehacer en la cocina y tú tu tarea escolar”.

Una vez activada su V.E.O., el instructor le indicará a los padres cuándo será conveniente que trabajen ellos en casa vendando los ojos a su hijo y poniéndolo a ver con su V.E.O. Y algo indispensable es que los padres se comprometan a seguir las recomendaciones que les dará el instructor, para apoyar a su hijo a que se desarrolle más.

 

Son 10 sesiones, una por semana, con una duración de una hora y media.

Ver con los ojos vendados o activar la V.E.O. en los alumnos no es para exhibirlos, es un desarrollo para que sean mejores personas. Se aconseja que lo haga sólo si el niño lo desea hacer, no bajo presión, no con la finalidad de exhibirlo, de lo contrario podría fallar en el intento, pero tal vez sí para que adquiera seguridad al poder usar su V.E.O. frente a otras personas.

 

  • Que no se desvele una noche anterior, que no venga con sueño.
  • Venir desayunado o comido, no debe tener hambre en clase.
  • Que no venga a fuerza, llorando, enojado, regañado ni castigado.
  • Que sea puntual.

Si el niño continúa practicando la V.E.O. ya sea jugando, leyendo, estudiando, haciendo tareas, etc., mantendrá la visión por el resto de su vida. Si toma el curso y jamás lo vuelve a practicar, puede llegar a perder la habilidad y tendrá que reactivarla nuevamente.

¿Alguna duda extra?

No dudes en mandarnos tus dudas o comentarios en el siguiente formulario, te contestaremos lo antes posible: